Viaje al Mar del Este

Aprovechando el puente del día de los niños. Hicimos un viajito a la costa este de Corea. Esta costa se caracteriza porque esta formada en su mayoría por playas, a diferencia de la costa oeste donde el mar es una especie de lodazal (que pudimos ver durante nuestro viaje a Oido). Decidimos hacer el viaje con un tour organizado, cosa que al principio no me convencía demasiado, pero al final resultó bastante cómodo y pudimos ver bastantes cosas en sólo un día.

DSC_5152
La primera parada fue en el Parque Nacional de Odaesan (en la provincia de Gangwon-do), dada la época del año, estaba todo bastante bonito.

DSC_5153
La entrada al parque nacional, en el que también se encuentra el templo budista Woljeong-sa.

DSC_5164
Éstos dos chavales nos acompañaron durante todo el viaje. En el día de los niños (que es fiesta nacional en Corea) muchos padres aprovechan para llevar a sus hijos de viaje.

DSC_5191
Jiwon en un puente con la decoración típica del cumpleaños de Buddha.

DSC_5198
Todos los templos budistas tienen esta especie de fuente donde la gente puede lavarse las manos y refrescarse.

DSC_5209
Otra foto de los farolillos en el puente.

DSC_5226
En la estación de Gangneung (강릉역), cogimos un tren que recorre parte de la costa este. A diferencia de otros trenes, en éste los asientos están orientados hacia las ventanas del lado del mar. Esta mascota saludaba a los chavalines conforme iban subiendo al tren.

DSC_5232
¿Y qué se veía durante el trayecto? Pues durante gran parte del mismo, esto. Una costa fortificada con alambradas y puestos de vigilancia cada cien metros más o menos. Y es que la amenaza norcoreana se nota sobre todo en las costas y en la zona norte de Corea del Sur.

DSC_5234
Según rezaba un cartel, este buque norcoreano fue interceptado cuando se acercaba “demasiado” a la costa. Ahora está expuesto como si de un trofeo se tratase.

DSC_5266
En una de las playas sin vallar.

DSC_5253
Pese a ser el día de los niños, a éste chavalín le había tocado currar aquel día.

DSC_5252
Básicamente, tenía que vigilar que nadie se acercarse a la lancha mientras la empujaban hacia el mar con el toro mecánico.