Viaje a Filipinas: El Nido

¡Por fin tengo algo te tiempo libre para actualizar el blog! Este post va sobre uno de los mejores viajes que he hecho en mi vida. No sólo por el lugar, sino también por la gente que me acompañaba: mi hermana, su novio (ya marido), y mi hermano vinieron desde España para visitarme en Seúl. Después de una semana en Seúl, decidimos volar a Filipinas y visitar El Nido.

DSC00499
De izquierda a derecha, Javier, Ana y Curro en Manila.

DSC00486Aunque sus islas están entre las más espectaculares del mundo, la capital de Filipinas, Manila, es una ciudad aún bastante subdesarrollada, con mucha pobreza y pocos sitios dignos de visitar. Fort Wayne es una de las pocas atracciones turísticas de la ciudad.

Hay dos aerolíneas que vuelan desde Manila a El Nido: ITI y Seair. Estos vuelos no son nada baratos (unos 6,700 PHP) y no son nada recomendables para gente con miedo a volar, ya que el avión tiene un aspecto bastante “endeble” y vibra bastante durante todo el vuelo. La otra opción (más barata e incómoda) para llegar a El Nido es volar hasta Puerto Princesa y allí coger un autobús hasta el Nido. Un trayecto de unas siete horas por carreteras sin asfaltar (no recomendable para un viaje en familia).

DSC00526
Éste es el avión que nos llevó de Manila hasta El Nido. La aerolínea es Seair y sólo hay espacio para unos 15 pasajeros. Esta aerolínea opera solamente 2 o 3 vuelos al día.

DSC00553
Interior del avión.

DSC00520
Haciendo el check-in para El Nido.

DSC00561
Sanos y salvos en el aeropuerto de El Nido. La mejor forma de llegar hasta la zona de hoteles/resorts es en tuk-tuk. Normalmente hay que regatear el precio con el conductor.

DSC00564
Con Javi en el tuk-tuk.

DSC00577
El Nido es una ciudad muy pequeña que vive básicamente del turismo, la pesca y la agricultura.

DSC00578
Entrada principal de Art Cafe. Art Cafe es el punto de encuentro principal para los visitantes de El Nido. Allí podrás tomar un refresco, almorzar, o incluso reservar tu vuelo de vuelta a Manila, como hicimos nosotros. También tiene disponible conexión Wifi gratuita.

DSC00836
Una de las vistas que pueden disfrutarse en El Nido.

DSC00817El buceo es otra actividad que no deberías perderte si tienes la oportunidad de visitar este lugar.

DSC00918
La claridad del agua en las playas de Filipinas nunca deja de sorprenderme…

DSC00898
Esta foto no está retocada. Es así como se ve el agua en algunas zonas de El Nido.

DSC00875
Por esa aperture se entra a el “Hidden Lagoon” (Laguna Oculta). Ésta puede visitarse en cualquiera de los múltiples tours organizados que hay a diario. Totalmente recomendable.

DSC00989
Y nada como esta puesta de sol para decir adiós (o mejor, hasta luego) a esta belleza de país 🙂

Viaje a Beijing

Como os habéis podido dar cuenta, últimamente no tengo mucho tiempo de actualizar este blog que como tantos otros se está convirtiendo inevitablemente en una mera bitácora de viajes.

Pues para no variar, os dejo unas fotillos de mi último viaje a Pekín con Alex y la promesa de volver a contaros historias de Seúl en cuanto vuelva a conocer lo que es tener tiempo libre (trabajo, examenes de coreano, entrevistas de trabajo, etc. me han tenido bastante ocupado este tiempo).

DSC_3462
La primera foto curiosa del viaje. Dos trabajadores se turnaban para llevarse en carrito el uno al otro… en medio de una vía de cuatro carriles.

DSC_3483
En la entrada del Templo de los Lamas.

DSC_3492
Con Alex, mi compañero de viaje.

DSC_3588
En Tiananmen, sin duda uno de los lugares más emblemáticos de Pekín, donde en 1989 tuvo lugar la famosa revolución contra la dictadura comunista china (para quien quiera saber más: vídeo 1, vídeo 2).

DSC_3672
Otra vista de Tiannanmen, desde arriba.

DSC_3702
En el mercado de la seda (donde más que seda, lo que se venden son imitaciones de todo tipo) con dos chinitas a las que les compré unas Adidas falsas por 60 yuanes (7 euros). Creo que me tangaron, pero eran tan majas…

DSC_3533
Una peluquería en medio de la calle?

DSC_3689
Si Mao levantara la cabeza…

DSC_3720
Por supuesto, no faltó la visita a la Muralla China.

DSC_3799
Uno de las aficiones de los chinos es la escritura artística de caracteres chinos. En el inmeso Palacio de Verano, esta mujer se pasó la mañana escribiendo con ése bastón que metía en un cubo con agua. Evidentemente, al cabo de unos minutos los caracteres iban desapareciendo.

DSC_3854
Al parecer, ésta es otra afición de los chinos, no sé cómo llamar eso.

DSC_3880
Justo antes de salir de vuelta al aeropuerto, la foto obligada con “El Nido”, donde Usain Bolt nos hizo vibrar a todos los aficionados al deporte.

Por supuesto, no me puedo ir sin dar las gracias a mi amigo y compañero de beca Peque, un tío grande donde los haya que encargó de buscarnos alojamiento y enseñarnos la noche pequinesa, y mi amiga y “madre coreana” Ga-Young, que hizo un hueco en su apretada agenda de estudiante para pasar un rato con nosostros. ¡Espero que nos volvamos a ver pronto! 🙂