Petite France en Corea

Pues sí, en el Condado de Gapyeong (provincia de Gyeonggi-do), a unas dos horas de Seúl, hay un «Little France» en Corea.Fuimos allí con un compañero de trabajo (llegar no es nada fácil). A decir verdad, me decepcionó un poco este sitio. Cuando oí hablar de «Petite France» pensé en un little France, como tantos little China o little India que hay por ahí en las ciudades grandes. Nada más lejos de la realidad… Para entrar en este «Little France» hay que pagar 8,000 wons (unos 4.5 euros), y realmente no hay gran cosa que ver. De todos modos, os dejo unas fotos para que juzguéis vosotros mismos.

DSC_5302
La entrada a la villa.

DSC_5296
Esas casas en el fondo son las que supuestamente son francesas, aunque en realidad nadie vive en ellas.

DSC_5293
Éste es uno de los mejores lugares. Esta plaza con su fuente y todo era perfecta para tomar un cafelillo y sentirse como en Europa por unos instantes.

DSC_5291
En algunas de las casas, tenían montadas pequeñas exhibiciones como ésta de marionetas francesas.

DSC_5295
¿Diríais que ésto es Corea?

DSC_5298
Otra vista de la villa en medio de las monañas de Gyeonggi-do.

Viaje al Mar del Este

Aprovechando el puente del día de los niños. Hicimos un viajito a la costa este de Corea. Esta costa se caracteriza porque esta formada en su mayoría por playas, a diferencia de la costa oeste donde el mar es una especie de lodazal (que pudimos ver durante nuestro viaje a Oido). Decidimos hacer el viaje con un tour organizado, cosa que al principio no me convencía demasiado, pero al final resultó bastante cómodo y pudimos ver bastantes cosas en sólo un día.

DSC_5152
La primera parada fue en el Parque Nacional de Odaesan (en la provincia de Gangwon-do), dada la época del año, estaba todo bastante bonito.

DSC_5153
La entrada al parque nacional, en el que también se encuentra el templo budista Woljeong-sa.

DSC_5164
Éstos dos chavales nos acompañaron durante todo el viaje. En el día de los niños (que es fiesta nacional en Corea) muchos padres aprovechan para llevar a sus hijos de viaje.

DSC_5191
Jiwon en un puente con la decoración típica del cumpleaños de Buddha.

DSC_5198
Todos los templos budistas tienen esta especie de fuente donde la gente puede lavarse las manos y refrescarse.

DSC_5209
Otra foto de los farolillos en el puente.

DSC_5226
En la estación de Gangneung (강릉역), cogimos un tren que recorre parte de la costa este. A diferencia de otros trenes, en éste los asientos están orientados hacia las ventanas del lado del mar. Esta mascota saludaba a los chavalines conforme iban subiendo al tren.

DSC_5232
¿Y qué se veía durante el trayecto? Pues durante gran parte del mismo, esto. Una costa fortificada con alambradas y puestos de vigilancia cada cien metros más o menos. Y es que la amenaza norcoreana se nota sobre todo en las costas y en la zona norte de Corea del Sur.

DSC_5234
Según rezaba un cartel, este buque norcoreano fue interceptado cuando se acercaba «demasiado» a la costa. Ahora está expuesto como si de un trofeo se tratase.

DSC_5266
En una de las playas sin vallar.

DSC_5253
Pese a ser el día de los niños, a éste chavalín le había tocado currar aquel día.

DSC_5252
Básicamente, tenía que vigilar que nadie se acercarse a la lancha mientras la empujaban hacia el mar con el toro mecánico.

Festival de Cerámica de Yeoju

Hace ya algunas semanas que fuimos al condado Yeoju. Está en la provincia de Gyeonggi-do, que es la provincia que rodea la ciudad de Seúl. Una de las cosas por las que Yeoju es conocido es por su cerámica. La razón por la que fuimos es que se celebraba el Festival de Cerámica de Yeoju, un festival que se celebra todos los años. Aquí os dejo algunas fotos del evento:

DSC_5045
Ésta es una muestra de lo que puede verse en el festival. Todo tipo de cerámicas desde tazas de té, hasta objetos que ni sabría decir lo que son…

DSC_5068
Una de las actividades que se pueden hacer es pintar tu propia pieza de cerámica. Puedes elegir el objeto que quieres pintar, y después de pintarlo, ellos lo terminan (tienen que meterlo en un horno algunas horas) y te lo envían a casa por unos 10,000 KRW.

DSC_5090
Justo al lado de donde se celebraba el festival, estaba este templo budista (llamado Templo de Silleuksa). Como hacía poco que había sido el Cumpleaños de Buddha, estaba decorado con ésos farolillos de lotus. Esta decoración es típica del cumpleaños de Buddha.

DSC_5091
Otra vista de la decoración del templo.

DSC_5095
Bastantes niños habían ido de excursión al templo. Este chavalín estaba concentrado haciéndo una foto con su móvil. Es curioso que en Corea del Sur los teléfonos móviles han hecho que las cámaras compactas casi desaparezcan del mercado. La gente a la que le gusta la fotografía (bastante gente en Corea, por cierto) usa cámaras reflex. Los que sólo quieren una foto, usan el teléfono móvil, que a la luz del día permite una calidad bastante similar a la de las cámaras compactas.

DSC_5096
Éste es el Buddha al que el chico le estaba haciendo la foto.

DSC_5102
El póster del festival volando en el aire.

DSC_5104
Por supuesto, no podíamos volvernos a Seúl sin la obligatoria foto de familia.

(Segundo) Viaje a Tokio

Aprovechando que tenía que tramitar mi visado de trabajo, hemos pasado 5 días en Tokio. Ya depaso también haciendo una visita a Jairo, Peque y Satomi, a los que no veía desde el año pasado. Es la tercera vez que estoy en Tokio, pero aún así, Tokio es una ciudad que no deja de sorprender. Aquí os dejo algunas fotillos 🙂

DSC_4611
Jairo anda suelto por Tokio… ¡¡y va en moto!!

DSC_4604
Una de las cosas que más llama la atención de Tokio es su extremada limpieza. Aquí estaban sacando brillo a las líneas amarillas del metro.

DSC_4624
Con Jiwon, Jairo, y Celia en un izakaya justo debajo de las vías del Shinkansen.

DSC_4704
Todo el mundo sabe que los tipos de interés en Japón están por los suelos… Al parecer, en las rebajas tampoco se prodigan mucho.

DSC_4723
En Takeshita Street (Estación de Harajuku) es fácil encontrar personajes vestidos con trajes como éste (cosplay). Curiosamente, en Seúl también están proliferando cada vez más y pueden verse los fines de semana en la zona de Hongdae.

DSC_4671
Con Jiwon en el Parque de Yoyogi, cerca de Takeshita street.

DSC_4732
El día que fuimos a ver la Tokyo Tower fue el único en el que el cielo estaba despejado, ideal para hacer este tipo de fotos. No sé por qué (contaminación?) pero en Seúl el cielo tiene siempre un tono blanquecino que hace fácil que se sature en las fotos saliendo completamente blanco 🙁

DSC_4766
Justo al lado del Asakusa Temple (visita obligada para todo turista en Tokyo, y donde ya estuve en mis dos viajes anteriores) están estos jardines.

DSC_4779
Aunque aún es algo temprano (los festivales suelen tener lugar a mediados de abril), pudimos ver algunos cerezos en flor, típicos de Japón, en el Parque Ueno Onshi, donde no había estado antes.

DSC_4866
Otro de los lugares donde no había estado antes y que me sorprendió fue la Isla de Odaiba. Os recomiendo ir de noche porque se puede disfrutar de estas vistas (eso sí, en días de viento como el que fuimos nosotros, hay que ir preparado para pasar frío…).

Picture 011
Por supuesto, no pudo faltar una noche de marcha por Roppongi, aquí estamos (de izquierda a derecha) servidor, Jiwon, Elena, Peque, Jairo y Satomi.

DSC_4886
El último día, éste era el aspecto que tenía el cielo (la foto no está pasada por PhotoShop). Sorprendentemente, al final ni siquiera llovió.

Viaje a Nami Island

Nami Island (Namiseom, 남이섬) es una isla situada sobre el río Bukhan (Bukhangang, 복한강) en la frontera entre las provincias de Gyeonggi-do y Gangwon-do (a una hora y media en coche desde Seúl más o menos). Aunque este lugar es bastante popular entre los coreanos, y sale en casi todas las novelas coreanas (especialmente en la típica escena romántica en la que el chico declara su amor a la chica), no es un lugar que suela ser visitado por turistas extranjeros.

La isla es pequeña, pero bastante bonita, un lugar perfecto para pasar una tarde relajada paseando por la isla. Ahora han puesto un autobús que va directo desde Insadong hasta Namiseom por unos 15,000 won la ida y vuelta (más información aquí), un poco caro, pero probablemente la mejor forma de llegar hasta allí para un extranjero, ya que no es fácil llegar hasta la isla en autobús o tren convencionales (hay instrucciones aquí).

namiseom
Situación de la isla (estrella roja).


View Larger Map

DSC_4494
Con Jiwon, en el ferry que nos llevó hasta la isla.

DSC_4517
En la isla venden todo tipo de souvenirs, desde espejos (accesorio imprescindible para cualquier coreana) hasta instrumentos musicales.

DSC_4551
También tienen actuaciones durante la mayor parte del día. Especialmente me gustó esta en la que los artistas mezclaban instrumentos y danza tradicional coreanos con técnicas y estilos modernos.

DSC_4560
Uno de los servicios más originales que he visto. Las paredes estaban hechas con botellas de soju que habían derretido para aplanarlas.

DSC_4564
Éste es uno de esos lugares que siempre aparecen en las novelas coreanas. Los árboles cambian según la estación del año (invierno no es la mejor de ellas).

DSC_4570
Otra vista bastante buena, de las montañas que rodean la isla.